← Otras entradas

¿Igualdad o equidad? ¿Sexo o género?


"El Diccionari de la llengua catalana de l'Institut d'Estudis Catalans" define equidad como la Adaptación de la norma jurídica en cada caso concreto, para evitar una interpretación rígida de los preceptos legales. En cuanto a igualdad, el mismo diccionario nos dice que es la Condición de ser igual una cosa a otra, de ser iguales dos o más cosas, calidad de igual. Podemos considerar, pues, que la igualdad es un principio general de derecho y la equidad la aplicación que se hace en cada caso específico con el fin de corregir las situaciones injustas.

Si nos remitimos a la equidad e igualdad de género, según el artículo 2 de la Ley 17/2015, del 21 de julio, de igualdad efectiva de mujeres y hombres, Equidad de género es la distribución justa de los derechos, los beneficios , las obligaciones, las oportunidades y los recursos sobre la base del reconocimiento y el respeto de la diferencia entre mujeres y hombres en la sociedad y Igualdad de género la condición de ser iguales hombres y mujeres en las posibilidades de desarrollo personal y de toma de decisiones, sin las limitaciones impuestas por los roles de género tradicionales, por lo que los diferentes comportamientos, aspiraciones y necesidades de mujeres y de hombres son igualmente considerados, valorados y favorecidos.

En las sociedades de homínidos, de las que procedemos la especie humana, existía una estructura jerárquica donde había un macho dominante que mandaba al resto de machos y hembras. Estas sociedades no eran solidarias y solamente cooperaban en caso de peligro o amenaza. La evolución y revoluciones posteriores no favorecieron en ningún caso a las mujeres. Las hembras, de una constitución más pequeña y débil que los machos, estaban destinadas a criar a los hijos, recolectar frutos y granos y a someterse a las necesidades del macho. Ni en la edad antigua ni en la media, hombres y mujeres pudieron disfrutar de los mismos derechos. Los pequeños avances del Renacimiento en la edad moderna tampoco favorecieron a las mujeres. A finales del siglo XVIII los modelos políticos, sociales, culturales y económicos cambiaron completamente, pero las mujeres tuvieron que luchar mucho para conseguir casi nada. Para llegar a los derechos de igualdad y equidad del siglo XXI, son muchos hechos históricos impulsados ​​por mujeres que se han convertido: muchas batallas, muchas movilizaciones, mucha violencia, malos tratos, violaciones y muertes.

Cada individuo tiene (o debería tener) derecho a las mismas condiciones que el resto de los humanos, independientemente de su edad, su color de piel, su personalidad, su físico o su género. Son las diferencias las que suman y a la vez nos definen como personas, como nosotros mismos respecto a la diversidad y el camino hacia la erradicación de las desigualdades. Todas las personas tenemos los mismos derechos y deberes teóricamente, porque en la práctica nos han puesto, a lo largo de la historia, etiquetas, estereotipos y atributos en las mochilas personales que han hecho que los derechos se hayan difuminado y en algunos casos extinguido. Por muchas leyes que tengamos en Igualdad y en Equidad, nunca se conseguirá el justo equilibrio hasta que cada persona no tenga introducida en su conciencia, que la libertad de una persona termina donde empieza la de la otra, que el respeto y la tolerancia son dos bienes muy preciados y que tú y yo, a pesar de ser muy diferentes, tenemos derecho a elegir el mismo camino para llegar a lugares iguales o diferentes.

Fuentes:

  • Ley 17/2015, de 21 de julio, de igualdad efectiva de mujeres y hombres - Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya Núm. 6919 - 07/23/2015
  • Trabajo de Investigación - INS Serrallarga (Blanes)

Filo Rodié. Técnica de Contabilidad e Igualdad

COMPARTIR