← Otras entradas

¿Cómo hacer que los puestos de trabajo generen felicidad?


Si partimos de la premisa que trabajamos por necesidad y que, de no ser así, probablemente muchos dicen que serían más felices (o menos infelices), ¿qué se debería hacer para que los empleados/as fueran felices en el trabajo?

En este post voy a explicar las claves para hacer que trabajo y felicidad sean compatibles y, además, sinérgicos.

Existen muchas teorías sobre la motivación en el trabajo y gran parte de ellas coinciden en que la motivación intrínseca es la fuente de motivación más potente que hay. La motivación intrínseca no necesita ningún elemento de recompensa externo para funcionar, puesto que las personas tenemos una motivación espontánea, fruto de nuestra capacidad mental y de nuestra voluntad. Existen hechos y situaciones que son motivadoras por sí mismas. 

"La motivación intrínseca es la que nos mueve a hacer cosas por el simple hecho de querer hacerlas."

¿Cuáles son los denominadores comunes que hacen que se activen los mecanismos de la motivación intrínseca?

Si pensamos en aquellas cosas que disfrutamos haciéndolas y que, además, cuando las hacemos, estas nos suponen mucho esfuerzo y dedicación, nos daremos cuenta que probablemente tengan en común alguno de estos aspectos: la curiosidad, la complejidad, el placeraquello imprevisible o la novedad.

Son varios los motivos que hace que las personas nos movamos a hacer cosas sin ningún incentivo externo a cambio. Lo hacemos porque queremos y porque el incentivo está implícito en la tarea.

¿Qué pasaría si tuviéremos en cuenta esos denominadores comunes en el diseño de los puestos de trabajo?

Algunas jobs descriptions están hechas solo pensando en los "Qué" y no en los "Para qué". Están hechas como meras instrucciones de lo que el/la empleado/a debe hacer y ponen especial foco en la tarea. Esto convierte a las personas en ejecutores de órdenes y los hace reactivos. Por consiguiente, la motivación será extrínseca y aunque es una forma de funcionar segura, no es excelente.

Si queremos conseguir puestos de trabajo que generen felicidad debemos cambiar el foco y pensar en las personas y no solo en las tareas. Debemos activar los interruptores de la motivación intrínseca. Para ello, debes definir muy bien los objetivos y dejar muy claras las responsabilidades. A partir de ahí, confía en el talento de las personas y deja que sean éstas las que aporten sus capacidades para dar respuesta a los objetivos. Solo así conseguirás dar sentido a la vida profesional y personal.

Para mí, las cuatro claves para hacer que el trabajo sea una fuente más de felicidad son:

  • Plantear los puestos de trabajo como retos y definir objetivos difíciles pero realistas.
  • Favorecer el desarrollo personal y profesional.
  • Compartir la responsabilidad de los proyectos y las tareas.
  • Dar confianza y asumir que se cometerán errores.

Deja que las personas utilicen su capacidad mental para hacer su trabajo, y así conseguirás que sean más felices.

Xavier Pascual, Consultor Associat d'Òptima Business Consulting

COMPARTIR