← Otras entradas

¿Qué hacen las empresas que apuestan por sus empleados/as?


Si hiciéramos una encuesta y le preguntáramos a empresarios/as, CEOs y Responsables de RRHH si cuidan de sus empleados/as, estoy convencido de que el resultado sería abrumador. Probablemente el resultado sería de un "sí" en prácticamente el 100% de las respuestas.

Aunque si la encuesta tuviera diferentes opciones de respuesta, a parte del sí y del no, y hubiera opciones como "sí, pero se podría mejorar", probablemente gran parte de los encuestados/as marcarían esta opción. Y entonces, ¿por qué no lo hacen? Se me ocurren básicamente dos razones: "desconozco como hacerlo" y "tengo otras prioridades".

En este artículo voy a intentar explicar qué pueden hacer las empresas para dar más valor a los empleados/as, y cambiar las prioridades de estas para tenerlos más presentes en sus planes estratégicos y de recursos humanos.

Probablemente muchas de las cosas que comentaré puedan parecer lógicas y de sentido común, aunque mi experiencia me demuestra que no siempre es así. Esto me lleva a pensar que las empresas necesitan ayuda para implementar acciones concretas para dar solución a este propósito.

Voy a resumir en 6 puntos las estrategias que las empresas pueden implementar para apostar por su plantilla:

  1. Profesionalizar los procesos de selección. La primera impresión que recibe una persona sobre su futura empresa es muy importante (¿qué ve y qué lee en la oferta de trabajo?, ¿cómo puede aplicar a la oferta?, etc.), así como la vivencia que experimenta durante todo el proceso (entrevistas, tiempos en espera, comunicaciones con la empresa). Está demostrado que las primeras impresiones condicionan las siguientes. Externalizar los procesos de selección es una buena opción para aquellas empresas que no tienen personal especializado, puesto que las cosas importantes se deben tratar como tales. Profesionalizar los procesos de selección es darle importancia a la incorporación del talento.
  2. Conocer qué valoran y qué quieren los empleados/as. Ponerse en los zapatos del empleado/a nos dará información muy interesante sobre los puntos a mejorar. Esto se puede hacer analizando la experiencia del empleado con el "Employee Journey Map". Es una herramienta muy potente que nos permite tomar conciencia de aquellos aspectos que los empleados/as valoran desde la primera toma de contacto, y quizá pasen desapercibidos por la empresa.
  3. Ver a sus empleados como clientes. ¿Cómo trata la empresa a sus mejores clientes? Así se debería tratar al conjunto de la plantilla. Me refiero a conceptos como la flexibilidad, la empatía, la escucha activa, la honestidad, la transparencia, la amabilidad, la gratitud, estar disponible, preocuparse e interesarse o hacerles sentir valiosos. Las empresas que ven y tratan a sus empleados/as como clientes consiguen que estos cuiden del mismo modo a clientes y proveedores.
  4. Cuidar al empleado. La salud, el bienestar (físico y psicológico) y la felicidad de la plantilla es fundamental. Promover buenos hábitos es rentable a nivel empresarial. Hablo de ergonomía, formación en gestión del tiempo y gestión del estrés, reconocer los logros, fomentar el deporte y una dieta equilibrada, flexibilidad horaria, preocuparse por su motivación, etc. Cada vez más, los empleados/os perciben estas acciones como beneficios sociales. Las cosas que apreciamos, las cuidamos.
  5. Invertir en su formación y en su desarrollarlo profesional. Formar implica retener y crecer. Las personas talentosas necesitan formarse, del mismo modo que las empresas necesitan aprender e innovar para permanecer y crecer. No formar sale más caro que sí hacerlo. Realizar un plan de formación anual para toda la empresa es una herramienta estratégica.
  6. Compartir información de la estrategia y del negocio. En la medida que los empleados/as conozcan el libro de ruta de la empresa y tengan cierta visión de hacia dónde van, entenderán lo que se les pide y además se anticiparan y propondrán acciones para llegar más rápido. No hacerlo es como hacerles ir a ciegas y que no puedan dar un sentido global al trabajo. Cuando los proyectos no tienen sentido, tendemos a dejarlos.

Aunque, como decía anteriormente, parecen estrategias lógicas y de sentido común, todavía no son prácticas habituales en muchas organizaciones. Para terminar, también me gustaría mencionar algunos de los beneficios más importantes que la empresa obtiene de aplicar estas estrategias:

  • Se incrementa el nivel de compromiso de la plantilla.
  • Los empleados cuidan de los clientes y proveedores.
  • Desciende el nivel de deserción y se fortalece la fidelización del talento.
  • Se trabaja realmente en equipo.
  • Incrementa la productividad y la eficiencia.
  • Aumenta la calidad de los productos y servicios.
  • Los empleados son los mejores prescriptores para nuevos empleados y se convierten en los mejores "comerciales".
  • Aumenta la iniciativa y surgen buenas ideas.
  • La plantilla se encuentra mejor y es más feliz.
  • Desciende el absentismo.
  • Incrementa la motivación, el bienestar emocional y el nivel de satisfacción del empleado/a.

Y tú, ¿apuestas por tus empleados/as? Si necesitas ideas o necesitas ayuda, cuenta conmigo. Yo, ¡me apunto!

Xavier Pascual, Consultor Associat d'Òptima Business Consulting

COMPARTIR