← Otras entradas

CÓMO AFRONTAR UNA ENTREVISTA DE TRABAJO POR VIDEOCONFERENCIA


Ahora más que nunca es tiempo de videoconferencias. Las circunstancias actuales han provocado en tiempo récord un uso generalizado y se han incorporado a nuestra forma de trabajar y de relacionarnos. También las entrevistas de trabajo, ahora más que nunca, se continúan haciendo de esta forma. No es nada nuevo, pero se reservaban para ocasiones más puntuales, cuando era difícil una entrevista en persona. Ahora en cambio, se han convertido en algo habitual y cuotidiano para los que nos dedicamos a la selección de talento, en la única alternativa viable en esta realidad que vivimos hace apenas un mes.

No veas la videoentrevista (videoconferencia, videollamada) como una limitación, como un recurso no-óptimo al que nos vemos obligados a recurrir en estos momentos. Como una opción que no te permite estar tan cómodo, ni ser tan natural, ni causar tan buena impresión como lo harías en persona. ¡Veámosla como una oportunidad! En estos momentos las pantallas y la posibilidad de comunicarnos remotamente, nos permite avanzar en medio de una situación que ha paralizado muchas cosas. Las videoconferencias han venido para quedarse y las estamos incorporando todos en los procesos de trabajo.

Todas ellas son una oportunidad, un medio para conseguir cosas, démosles la atención debida ¡aprovechémoslas! O si lo prefieres, dale la vuelta: ya que "juegas en casa" ..., aprovéchalo.

Te dejo algunos consejos para que pequeños detalles, pero importante, no te la estropeen:

1. Vístete como si fueras a una entrevista presencial. El entrevistador solo te verá la parte superior, el torso y la cara (¡salvo alguna interrupción inesperada que te haga levantar de la silla!), pero piensa que tu predisposición y actitud serán muy diferentes de si vas con ropa cómoda e informal. Vestir cómodamente como estarías en casa suele incitar a una actitud más relajada en todos los sentidos, también en aquello que transmitirás.

Además, si tu indumentaria y complementos son neutros (suaves, lisos...) y adecuados al entorno-situación, distraerán menos la atención de los mensajes que comuniques durante la entrevista.

Podrías excusarte en que la situación actual lo justifica, que al fin y al cabo estamos en casa, pero no deja de ser una entrevista de trabajo en la que quieres causar una sensación favorable de ti y de tu valor profesional. Recuerda: tu actitud durante la entrevista debe ser como si estuvieras trabajando o en un entorno laboral, no como si estuvieras en casa.

2. Prepara los aspectos técnicos para que se te entienda con claridad, se te vea adecuadamente y transmitas una impresión en positivo. No le quites importancia a estos aspectos, ni lo justifiques excusándote en que no son circunstancias habituales de trabajo. Piensa que los gabinetes de comunicación de personajes públicos o que salen en medios, destinan a esto un tiempo y atención considerables, porque saben de la importancia que tiene para transmitir de una forma o de otra en el momento de una videoconferencia:

  • Haz pruebas del sonido y la imagen (cámara) antes de la entrevista. Con auriculares puedes ganar calidad de sonido, aunque si el micrófono de tu ordenador es bueno, puedes hacerlo sin ellos. Asegúrate que la conexión es buena, si la entrevista ha de ser pixelada o con un sonido deficiente, probablemente se anulará.
  • Opta si puedes por ordenador o tableta, antes que el móvil. El campo visual suele ser más amplio y la sensación del receptor es mejor.
  • Que en la sala haya luz suficiente para que se te vea con claridad, preferiblemente luz natural y que venga del lado o de enfrente a ti. Evita la luz que viene de encima de tu cabeza o de detrás, esta última crea contraluz y el interlocutor te ve la cara oscura.
  • Encuadre. Es preferible que se te vea la cara y la parte superior del tronco, que no quede cortada una parte porque estás demasiado cerca de la pantalla. Que respire el encuadre: que quede un espacio a tu alrededor. Haz pruebas, pon libros o soportes debajo, elévate con un cojín..., hasta encontrar el encuadre perfecto.

    Un aspecto muy importante es que parezca que mires a los ojos de tu interlocutor. Para eso debes tener la cámara de tu ordenador a una altura suficiente, como para que tu mirada se dirija a la parte superior de la pantalla. En caso contrario el entrevistador te verá mirando hacia abajo toda la entrevista, se pierde el contacto visual, y esto no favorece una buena comunicación.
  • Fondos. Todo da información sobre ti, asegúrate que el entorno y objetos que salen en pantalla no distraen ni añaden mucha información personal tuya. Y si la añaden, que sea en positivo (¿cuántas cocinas, estanterías desordenadas, medio vacías, sucias... Estamos viendo estos días en videoconferencias en los medios de comunicación?)

    Un fondo neutro, sobrio, sencillo y "con poca información visual" es siempre la mejor opción. Interferirá poco en la imagen global que pretendas transmitir. Si al contrario, quieres transmitir intencionadamente un entorno que hable de ti, presta atención en aquello que se ve en pantalla y haz pruebas previamente. Tan importante es el fondo que muchas aplicaciones y programas proponen -algunas como innovación reciente estos días- opciones de fondos preestablecidos, diferentes imágenes que podemos usar cuando nuestro entorno en casa no acompañe o no sea óptimo.

3. Controla y minimiza las posibles interrupciones. Mejor silenciar el móvil para que no interrumpa una llamada, mejor tenerlo alejado para que no te distraigan los mensajes que llegan en pantalla. Intenta controlar posibles interrupciones antes de empezar, pero si se dan, actúa con naturalidad e intenta resolverlo con rapidez para continuar. A estas alturas habrás visto ya el vídeo viral del experto entrevistándose en directo con la BBC,  donde entran inesperadamente los hijos pequeños y la esposa. A eso me refiero.

4. Ponte al día sobre más de una opción para hacer videoconferencias. No te limites al tradicional Skype como única opción, piensa que te pueden plantear otra aplicación y debes saber de lo que te hablan. No dar una imagen de poco informado o desactualizado es importante cuando te valoran profesionalmente. Esta crisis ha hecho que muchas empresas empiecen a trabajar con otros sistemas y debes estar preparado si te lo proponen (Microsoft Teams, Hangouts, Zoom, Jitsi...,). Y mejor si tienes alguna cuenta abierta en un par de ellas como para recibir la videollamada con agilidad.

5. ¡Tu actitud lo es todo! En cualquier entrevista, en pantalla o en persona, transmite amabilidad. Una leve sonrisa de fondo favorece mucho la energía que transmites al entrevistador. Explícate de forma clara, vocaliza un poco más de lo que harías en persona, asegúrate que el entrevistador entiende bien aquello que le vas explicando. Piensa que tras una pantalla se reduce mucho la información no verbal, ya que solo vemos la cabeza de una persona y no podemos interactuar con ella. Por eso cobra más importancia aquello que transmites y con qué actitud lo haces.

El último consejo se lo doy a todas las personas que van a una entrevista de trabajo: ante todo SÉ TÚ MISMO. Eso sí... ¡en la mejor versión! 

Ojalá un día nos veamos las caras por la pantalla y hayas aprovechado estos tips. Querrá decir ¡que estamos haciendo una entrevista de trabajo!

Montse Bardají y Bosch, Psicóloga especializada en Investigación y Desarrollo de Talento

COMPARTIR