← Otras entradas

TANTAS REFLEXIONES...


La situación actual que vivimos desde hace un mes, nos ha llevado a muchísimas reflexiones que unos hemos hecho a nivel individual, en familia, con amigos/as, con compañeros/as de trabajo.... Seguramente muchas de estas, se quedarán en reflexiones y posiblemente con el tiempo quedarán en nada, porque así funcionamos las personas, cuando algo no nos hace bastante mal, lo solemos olvidar.

No cabe duda de que habrá personas que toda esta situación las habrá hecho tocar fondo, las habrá hecho darse cuenta de muchas cosas y posiblemente habrán comenzado a ponerse manos a la obra.

¿Qué reflexiones y / o aprendizajes estamos haciendo?

Por ejemplo, asumir y aceptar que todo cambia, y a una velocidad inimaginable, por lo tanto, podemos estar aprendiendo a convivir con el cambio, y saber gestionar nuestras acciones, emociones y sensaciones hacia éste.

Y que me decís del valor que damos a los pequeños detalles (un abrazo a un ser querido, un compartir con las personas, un entrar y salir de casa para ir a dar una vuelta, pasear, un rato con los amigos / as....)? Muchas veces, por esta habilidad que tenemos de estar instaurados en la queja continua, no nos fijamos en lo que nos hace felices y no le damos el valor que realmente tiene, porque nuestra mirada está en lo que no nos gusta o nos duele. Dar valor a los pequeños detalles lo podemos aplicar en este momento, ¿verdad? ¿Qué tenemos AHORA mismo? ¿A que damos gracias? ¿Qué valoramos positivamente? Por el contrario, ¿estamos mirando lo que teníamos y no vemos lo que, en estos momentos de confinamiento, tenemos?

Esto me lleva a darme cuenta de dos temas más: Vivir el presente y Dedicar un rato al día para estar conmigo. En los dos casos, lo hemos hablado tantas veces, ¿verdad?

"Es verdad! ¡Hay que vivir el presente!" nos decimos muchas veces. Ahora, la vida nos lo está poniendo en bandeja: tenemos la situación ideal para aprender a vivir el presente. ¡No lo digamos más, no lo pensamos más, ahora lo podemos poner en práctica! Ahora y Aquí vivo, disfruto, me paro, siento, descubro....

Y, dedicar un rato al día para estar en y conmigo, es también muy gratificante. Las personas que no están habituadas a estar un rato por ellas mismas, sin TV, sin móvil, sin libros, sin .... sólo con ellas mismas, meditando, respirando, escribiendo, bailando, .... con plena conciencia, los puede costar un poco más, aunque es cuestión de práctica.

¡Podemos hacer muchas más reflexiones, lo importante es que cada una de ellas nos lleve a un pequeño cambio en nuestra forma de vivir, para conseguir sacar el máximo provecho de la situación que la vida nos ha llevado!

Con todo lo que estás viviendo, ¿ya has pensado qué cambios realizarás? ¿Has empezado?

Jovita Latorre Saura. Psicóloga i Directora d'Òptima Business Consulting

COMPARTIR