← Otras entradas

Lidera y protagoniza tu vida


Son muchas las personas que me consultan sobre empresas y ofertas de trabajo, preguntándome que me parece la empresa en cuestión, o como veo la propuesta que les ofrecen. Son personas que tienen ganas de un cambio, que quieren dar un salto, ya sea porque se han quedado sin trabajo, o porque se dan cuenta que no son felices con las funciones o tareas que realizan, o no les gusta lo que hacen, o no se sienten alineados con quien les está dirigiendo o con la propiedad de la empresa. Por tanto, son personas que dan el primer paso para realizar un cambio: dan el paso de darse cuenta, de hacerse conscientes que no están donde quieren estar, y por tanto algo les mueve a buscar nuevos retos. Apostar por uno mismo ya me parece un paso muy importante y valiente.

¿Qué pasa luego? Que, aunque somos conscientes que queremos cambiar, nos movemos desde la zona que conocemos y en la que hace años nos estamos desarrollando, y el paso que decidimos dar es ¡Buscar un nuevo trabajo! Y oigo decir ¡"Busco un proyecto que me motive!" y yo pregunto, "y, ¿cuál es ese proyecto?, ¿Qué te motiva?, ¿Qué quieres?" Claro, lo que pasamos a hacer directamente es buscar, sin habernos parado a pensar y reflexionar. Lo que queremos en ese momento no es buscar, sino encontrar: esta es la clave, y para ello debemos saber qué es lo que realmente queremos conseguir.

Fíjate, cuando una empresa decide seleccionar nuevo talento para su organización, primero define bien para que, como, que, quien quiere, seguidamente realiza una búsqueda, y finalmente una selección/elección de la persona idónea, cual es el talento que se adapta más a lo que está buscando, y así es como lo encuentra. En esta línea, la persona que quiere realizar un cambio, que decide aportar su talento y potencial en otro proyecto, ¿también define primero? Pues muchas veces, creo que no, que solo va en búsqueda de algo que no ha dibujado. ¡Vamos a sentarnos y reflexionar para liderar nuestra vida! Porque no solo la empresa selecciona talento, también la persona selecciona la organización que encaja más con ella.

Por tanto, el siguiente paso a la decisión de un cambio es la reflexión sobre cuál es tu propósito/misión, cuáles son las habilidades/talentos que te definen y que puedes aportar a un nuevo proyecto, cuáles son los valores que marcan tu manera de funcionar, que características debe cumplir tu nuevo proyecto y que es lo que no vas a aceptar de ninguna manera porque no esta alineado contigo. Sé que entrar en este tipo de reflexiones no es fácil, porque habitualmente no nos planteamos estas cuestiones y acostumbramos a movemos en nuestra zona de confort, nos mueve todo aquello que ya está estipulado y marcado en nuestra sociedad (trabajar, ganar dinero, pagar facturas, no estar parado/a, ...), nos da miedo entrar en nuestro interior y descubrir algo que igual no habíamos visto hasta el momento y no sabremos como aceptarlo. También es verdad que en muchos casos las posibilidades son infinitas y nos da miedo cerrarnos a lo que pueda llegar. La experiencia me demuestra que, cuando paramos, reflexionamos, y definimos sobre todo lo comentado, los proyectos aparecen y llega el encuentro entre éstos y la persona.

Tenemos la libertad para elegir, por tanto, lidera y protagoniza tu vida, adquiriendo de esta manera la libertad para atraer y seleccionar los proyectos que van a hacerte vibrar y en los que sentirás que tu propósito adquiere sentido y tus habilidades se desarrollaran todavía más.

Jovita Latorre Saura. Psicóloga y Directora de Óptima Business Consulting

COMPARTIR